¿Dormir después de comer es malo?

154451472.jpg iStockphoto/Thinkstock

Si bien no es cierto que los alimentos que se consumen antes de dormir se transforman en grasa durante el sueño, existen muy buenas razones para evitar el irse a dormir luego de haber disfrutado de la buena mesa.

Aunque tú duermas, el organismo continúa trabajando para procesar los últimos alimentos ingeridos, y este cruce de procesos podría provocar desde indigestiones hasta riesgos de derrame cerebral. Por ello aquí te presentamos algunas razones por las que dormir después hace mal.

Aumento de Peso

Aunque parezca mentira, en este caso es más importante el momento en que se come que lo que en realidad se ingiere, pues aunque consumamos los alimentos más saludables que existan, si lo hacemos en un mal momento, difícilmente estemos aprovechando al máximo sus propiedades.

El principal problema de comer antes de dormir es que el mal descanso contribuye al aumento de peso. Es que, si bien no es verdad que las comidas nocturnas se transforman en grasas, existen mayores probabilidades de que nuestra última comida no sea digerida como corresponde, por lo que podríamos estar consumiendo más grasas y calorías de las que desearíamos.

Acidez

157869258.jpg Wavebreak Media/Thinkstock

Un buen descanso suele ser considerado como la culminación perfecta de una buena comida. Pero, lo cierto es que difícilmente se pueda tener un buen sueño con el estómago cargado y el sistema digestivo funcionando a toda máquina.

La acidez estomacal es uno de los resultados de esta sobreposición de tareas (sueño y digestión) con que se sobrecarga al organismo. Esta es causada por un exceso de ácido en el estómago, provocando la sensación de ardor que podría extenderse hasta el tórax y la garganta, siendo acompañada usualmente por eructos.

Reflujo Ácido

El reflujo o flujo gastroesofágico (GERD) es una enfermedad causada cuando la válvula que se ubica entre el estomago y el esófago no se cierra por completo. Esto ocasiona el paso de los ácidos gástricos hasta alcanzar la garganta, produciendo ardor y severos daños en las membranas mucosas si este problema no se tratara a tiempo. Hay alimentos que estimulan este problema.

Accidentes cerebrovasculares

150934694.jpg iStockphoto/Thinkstock

Investigaciones realizadas por la Universidad de Ioannina constataron que, mientras más tiempo se deje entre el sueño y la ultima comida, se reduce en gran manera el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

Aunque no se ha llegado a acordar una explicación precisa para esto, se supone que el reflujo gástrico podría causar una suspensión de la respiración, o apnea, durante el sueño, lo cual suele ser vinculado con los problemas cerebrovasculares.

Quien diría que irnos a dormir inmediatamente después de ingerir una comida podría fomentar todos estos problemas, ¿no? Pero ahora ya lo sabes, por lo que dejando un tiempo prudencial entre tus comidas y el momento de ir a la cama, no sólo te prevendrá de estos significativos problemas, sino que también te posibilitará disfrutar de un sueño reconfortante.

Artículos recomendados

0 Comentarios

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.