Quistes sinoviales: ¿qué son?

Imagen de Gabriela Soto
Enviado por: Gabriela Soto

Trabajamos con nuestras manos diariamente, ya sea con la computadora, o con distintas actividades a las que todos estamos expuestos, lo que va produciendo alteraciones en nuestro aparato musculoesquelético. De esta manera, a veces ocurren aumentos de volumen en nuestras manos (aunque también pueden darse en otras zonas de nuestro cuerpo), como los quistes sinoviales, que pueden darnos un susto si de repente los vemos aparecer. Por ello, en VivirSalud te contamos qué son los quistes sinoviales.

¿Qué son los quistes sinoviales?

Los quistes sinoviales (también llamados gangliones) son aumentos de volumen que se producen en los dedos, o en la zona de la muñeca, que son de textura blanda y producen muy poco dolor. El problema está en que suelen ubicarse en zonas que sufren roces constantes, como los dedos o las muñecas, por lo que pueden molestar, además de provocarnos miedo al ver una tumoración que nos va creciendo lentamente.

En la observación está la clave

Si te aparece un quiste que está cerca de una articulación, que no es doloroso (o sólo te duele si lo presionas fuerte), que se ve como una piel traslúcida, puede que tengas un quiste sinovial y no tengas mucho que preocuparte. Es importante, de todos modos, que sepas realmente qué es lo que tienes, por lo que debes consultar con tu médico, pero si él lo diagnostica, podrás relajarte sabiendo que es una patología benigna que puede incluso disminuir de tamaño si le aplicas calor.

Lo importante es observar tu quiste, concentrándote en su tamaño y si te duele mucho o te molesta en tu vida cotidiana, lo que puede requerir una extracción quirúrgica.

¿Por qué se producen?

Las causas de la aparición de los quistes sinoviales no son conocidas, pero se asocian a las enfermedades articulares como la osteoartritis, a la realización de un movimiento constante y frecuente, o a algún traumatismo que se haya producido en las articulaciones.

¿Qué hacer si tienes un quiste sinovial?

Como la actividad puede hacer que tu quiste crezca, puedes evitar lo más posible el movimiento de la zona afectada, a la vez que realizas masajes y aplicas calor para disminuir su volumen. Puedes aplicarte una bolsa de té caliente (que no queme), para darle calor a la zona, así como también puedes masajearte con una crema antiinflamatoria, o con un aceite homeopático para los dolores articulares. Si sientes dolor, o el quiste interfiere con tus actividades, tu médico puede realizar una aspiración, o puede ofrecerte la posibilidad de una cirugía.

Como ves, los quistes sinoviales son molestos, estéticamente y en cuanto a la funcionalidad que puedes tener, pero no son algo grave, pudiendo controlarlos con algunos cuidados simples y dándote reposo por unos días.

Y tú, ¿has tenido quistes sinoviales?. Cuéntanos tu experiencia.

Artículos recomendados

Comentarios