Trabajar bajo presión sin perecer en el intento

137311285.jpg iStockphoto/Thinkstock

Cada trabajo tiene su nivel de estrés, pero hay algunos que implican trabajar constantemente bajo presión, lo que genera una ansiedad que, si no se logra manejar, podrá hacer enfermar a quien la sufre.

Afortunadamente existen técnicas para aprender a trabajar bajo presión que te mostramos a continuación en VivirSalud, con las que podrás lograr adaptarte a tu trabajo y realizarlo de mejor manera.

Practica bajo presión

La presión en cierto nivel puede ser buena, ya que nos mantiene activos, pero si es constante o de una manera que nos cuesta soportar terminará dañando nuestra salud. Para enfrentarla puedes crear situaciones parecidas a las que vives en tu trabajo.

Por ejemplo, si te causa ansiedad que otras personas estén mirándote mientras realizas tu trabajo, puedes hacer que tus familiares te observen cuando haces algo, para que ya no te moleste esa situación y te acostumbres. O puedes ponerte metas diarias que te mantengan activo y con un ritmo de trabajo, pero que no sea cuestión de vida o muerte cumplirlas, sino que lo hagas porque lo deseas.

No te detengas

Aprende de tus situaciones pasadas y piensa cómo puedes cambiarlas para mejor. Muchas veces nos quedamos estancados pensando en el resultado que obtuvimos y nos desmotivamos, pero podemos darle un revés a la situación si analizamos lo que hicimos y pensamos cómo lo podemos mejorar.

Piensa positivamente

¿Te ha pasado de pensar para tus adentros “¡por favor, que no me suceda!” pero, al final, te sucede eso que tanto temías? Es muy frecuente que cuando piensas negativamente en algo, luego ocurra, porque te estás predisponiendo para eso, así que debes enfocarte en el resultado que deseas obtener e intentar lograrlo.

78316125.jpg Brand X Pictures/Thinkstock

Si algo te preocupa, ¡escríbelo!

Escribir tus preocupaciones y los acontecimientos estresantes en tu vida te ayuda a liberar tu memoria y a poder centrarte en otras cosas, incluso otros aspectos de tu vida, como tu familia, que no deberían verse afectados por problemas de tu trabajo.

Puedes escribir brevemente lo que te está molestando y lo que puedes hacer para remediarlo, haciéndolo regularmente. No te tomará más de diez minutos y ayudará a tu cerebro a reorganizarse y tomar nuevas energías para enfocarse correctamente.

Existen situaciones que no podemos evitar y que nos causan mucho estrés, por lo que tenemos que encontrar las formas de enfrentarlas y hacer que nuestra reacción ante ellas sea distinta.

Si logramos manejarlas podremos estar tranquilos y disfrutar de la vida, controlando nuestra reacción ante las dificultades que se nos presenten. No es fácil hacerlo, pero vale la pena intentarlo.

Artículos recomendados

Comentarios