Cómo alimentarse para cuidar la salud del corazón

Cómo alimentarse para cuidar la salud del corazón.jpg Federica Tremolada - RF - Thinkstock

Sea porque estás esforzándote por elegir hábitos de salud que mantengan tu corazón fuerte y sano, como si por indicación médica te ves en la obligación de cambiar tu dieta para cuidar tu corazón, existen pautas de alimentación que te ayudarán a tener una salud cardiovascular de hierro.

No olvides que la prevención es lo más importante en lo que refiere a las enfermedades del corazón. Sigue estos consejos para tener una alimentación ideal para un corazón saludable.

  • Limitar la ingesta de grasas y colesterol malo. Lo más importante que puedes hacer para reducir los niveles de colesterol malo y por ende reducir las posibiliades de sufrir enfermedes coronarias y de las arteras es limiar la ingesta de grasas saturadas y grasas trans. Tener niveles altos de colesterol puede provocar acumulación de placa en las arterias y aumenta el riesgo de ataques al corazón. Evita consummir fritos, usar demasiada aceite, cremas y mantequilla al cocinar, elige carnes magras sin grasa y alimentos bajos en grasa en general, como leche descremada.
  • Consumir proteinas bajas en grasas. En cuanto a los alimentos proteicos -carnes, huevos, lácteos, legumbres- es importante elegir las opciones bajas en grasas. Por ejemplo, elige pollo sin piel, lácteos descremados, carnes a la plancha en vez de fritas o a la parrilla. Otras fuentes de proteínas bajas en grasas son los pescados, las legumbres-que no contienen colesterol- y la soja.
  • Consumir más frutas y vegetales. Los alimentos del reino vegetal aportan, además de múltiples vitaminas y minerales, muchas sustancias que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Además, el hábito de ingerir frutas y verduras te hará una persona más consciente de tu alimentación y te ayudará a evitar consumir otros alimentos altos en grasas como carnes, quesos y snacks comerciales fritos.
  • Elegir cereales integrales. Los cereales integrales juegan un rol fundamental en la regulación de la presión sanguínea y la salud cardiovascular. Simplemente reemplaza los alimentos con base de cerales por su versión integral: panes, arroz, galletas, harinas, pastas.
  • Reducir la ingesta de sodio. El consumo elevado de sodio aumenta la presión sanguínea, uno de los principales factores de riesgo para contraer enfermedades del corazón. El solo hábito de reducir el sodio consumido es un acto de prevención muy grande. Elige alimentos bajos en sodio, reduce la cantidad de sal que pones a tus comidas y reemplázala por sal marina y condimentos saludables, evita alimentos como sopas instantáneas con sal y evita llevar el salero a la mesa.
  • Controlar las porciones. Además de cambiar hábitos respecto a qué alimentos consumir y cuáles evitar, es importante incorporar la noción de controlar las porciones de comida. Comer de más aumentará automáticamente tus niveles de colesterol y grasas ingeridas. No comas por ansiedad o aburrimiento y comienza a servirte porciones más pequeñas de alimento y a comer despacio, esperando un rato para realmente comprobar si necesitas seguir comiendo.
  • Planificar tus comidas. Cuando creas menúes semanales planificando las comidas con antelación, lo que consigues es atenerte a consumir alimentos saludables y evitará tomar opciones poco saludables por "no saber qué comer". Tómate un momento a la semana para planificar tus comidas con conciencia, haz las compras saludables necesarias para la semana y sigue tu plan de acuerdo a las pautas de los puntos anteriores para tomar buenas decisiones de alimentos y así cuidar tu salud cardiovascular.

Artículos recomendados

Comentarios