Conoce qué es la oniomanía

153495589.jpg iStockphoto/Thinkstock

Oniomanía, extravagante término utilizado para definir un trastorno psicológico, caracterizado por el urgente deseo de comprar. Sí, se trata del desorden del comprador compulsivo.

Aunque a muchos cause extrañeza ver referido el término de trastorno a un afición desmedida por las compras, la que muchas veces es motivo de bromas y burlas, se trata realmente de una condición bastante seria que, al igual que cualquier otra adicción y desorden, causa estragos a niveles personales, familiares y financieros.

Para la persona que sufre de este trastorno, adquirir o comprar un objeto va más allá de cubrir una necesidad o darse un gusto. Un comprador compulsivo utiliza esta actividad como un mecanismo de escape, sea para sobreponerse a frustraciones, tristezas o situaciones de incomodidad y enfado, como para obtener una sensación de placer, combatir la soledad y obtener aceptación personal.

Las compras, se presentan como actos incontrolables, que ofrecen angustia cuando no pueden llevarse a cabo, y provocan una sensación de felicidad y gratificación instantánea cuando tienen lugar. Sin embargo, esta etapa de felicidad desmedida que se presenta durante la compra es acompañada de sentimientos de culpabilidad y vergüenza cuando el comprador percata que una vez más no pudo manejar sus impulsos, o cuando llega el recibo de la tarjeta de crédito con cifras exorbitantes con las que simplemente no puede lidiar. Este es ciclo de euforia y culpa, se vuelve constante y repetitivo, convirtiéndose en un círculo vicioso.

101855188.jpg Hemera/Thinkstock

Aunque muchas personas puedan opinar que este problema es una consecuencia más de la sociedad consumista y comerciante en la que vivimos, las causas de un trastorno de esta tipología tienen un origen más profundo. Los psicólogos explican, que la ansiedad y el estrés, así como la baja autoestima y las privaciones emocionales durante la infancia, la necesidad de cubrir vacios, la búsqueda de aprobación, la dependencia y el perfeccionismo son los motivos principales de la aparición de este padecimiento. En otras ocasiones, pueden presentarse al mismo tiempo con otros padecimientos psicológicos como el trastorno obsesivo-compulsivo y los desórdenes alimenticios.

Cabe mencionar que, muy por el contrario de la creencia popular, no son sólo las mujeres las que poseemos una tendencia a buscar “solucionar nuestros problemas” saliendo de tiendas. La oniomanía, puede presentarse indiscriminadamente en hombres y mujeres.

Pueden presentarse diversos signos de alerta. El comprador compulsivo adquiere cada vez más objetos inútiles, empiezan las llamadas de atención e incomodidad en la familia y amigos, aparecen los problemas financieros, e incluso puede llegarse al aislamiento de toda actividad que no incluya comprar.

Si te sientes identificado con estas características, o conoces de alguien que empiece a complicar su vida por las compras compulsivas, sería recomendable consultar con un psicólogo. Existen terapias cognitivas conductuales y similares, que permitirán sobreponerse poco a poco a este trastorno y así recuperar una vida normal.
 

Artículos recomendados

Comentarios