Tratamiento para proteger el sistema nervioso

131724177.jpg iStockphoto/Thinkstock

El sistema nervioso del ser humano es un conglomerado complejo donde el cerebro reina, y como rey debe ser tratado para un funcionamiento óptimo de la maquinaria corporal. Como tal, es muy sensible a los estímulos físicos aplicados sobre la piel, tales como el calor, el frío o la presión.

Aquí les ofrecemos un tratamiento de fomentos sobre la espalda muy recomendables para episodios de nerviosismo, insomnio o estrés acompañado de contractura muscular.

El calor húmedo aplicado sobre la espalda tiene un efecto sedante y relajante de gran utilidad en casos de trastornos del sistema nervioso central.

En primer lugar, la persona debe estar acostada boca abajo y en posición relajada, con la piel de la espalda protegida por un paño de algodón seco. Luego se debe empapar y escurrir una toalla en agua bien caliente. Se coloca la toalla caliente sobre el paño seco protector y luego se cubren ambos paños con una manta de lana. Pasados unos minutos, volver a empapar y escurrir la toalla en agua caliente y repetir el procedimiento.

Se debe tener precaución para evitar las quemaduras, tanto al mojar la toalla como al aplicarla, en tanto la temperatura del agua debe ser lo más caliente posible, siendo ideal que esté próxima a la ebullición.

La duración del tratamiento debe ser de entre 10 y 15 minutos. Cuando la toalla húmeda pierda su calor -usualmente a los 2 o 3 minutos- es necesario volver a empaparla en el agua caliente.

Al terminar el tratamiento es preciso secar muy bien la piel de la espalda y abrigar a la persona con mantas de lana. Para un resultado más eficaz, es aconsejable efectuar el tratamiento hasta dos veces diarias.

Artículos recomendados

Comentarios