Nutrientes de la carne

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

La carne es un elemento indispensable en una dieta balanceada: si bien es cierto que podemos sustituir su valor nutricional con otros alimentos –como hacen los vegetarianos y veganos–, conocer los nutrientes de la carne nos permitirá elegir las más adecuadas para nosotros a la hora de cocinar. ¿Quieres saber qué te puede aportar?

Proteínas

Las proteínas de la carne son necesarias para que nuestro cuerpo repare y construya las células. Es necesaria para el crecimiento y desarrollo normal, especialmente durante la infancia.

Las proteínas están hechas de aminoácidos y se encuentran en cualquier fuente animal en grandes cantidades, aunque especialmente en la carne roja: 6 gramos de carne contienen 42 miligramos de proteínas. Lo ideal es consumir entre el 10 y el 35% de las calorías diarias en forma de proteínas; pero debemos saber que el exceso también es malo, especialmente si este nutriente proviene de la carne, ya que puede causar daños en los riñones.

Grasas

La carne se puede catalogar en tres categorías diferentes según el contenido graso que tenga: la magra es la que tiene menos de 3 gramos de grasa y 45 calorías por porción; en el punto medio encontramos una con entre 4 y 7 gramos de grasa y 75 calorías; y las carnes altas en grasa tienen más de 8 gramos y al menos 100 calorías.

La grasa es necesaria en el cuerpo para llevar a cabo las funciones corporales normales, como la producción hormonal. Lo ideal es consumir el 20% total de calorías en forma de grasas. Hay que tener en cuenta que los altos niveles de grasas en la carne pueden aumentar los niveles de colesterol, y a su vez el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

Vitaminas y minerales

La carne también contiene micronutrientes –vitaminas y minerales– como la vitamina A, B, D y K, así como también cobre, cromo, ácido fólico, hierro, magnesio, potasio, selenio y zinc. Los beneficios de estos micronutrientes son variados y necesarios para la buena salud: un claro ejemplo es el hierro, necesario para transportar el oxígeno por la sangre.

Si bien los nutrientes de la carne son muy importantes, hay que tener bien claro que la clave en estos casos está en la moderación. Tu dieta no puede valerse mayoritariamente de la carne, así que debes incluir otros alimentos en tu dieta para acompañar.

anterior Infección por MRSA: ¿Qué es? siguiente Tips para comprar mozzarella de calidad

Artículos recomendados

Comentarios