Aseo personal en niños

Aseo-personal-en-ninos-1.jpg daj/istock/thinkstock

El aseo personal en niños es una de las primeras cosas que debemos enseñarle a nuestros pequeños. Una buena higiene se traduce en una buena salud, ya que con actos tan simples como cepillarnos los dientes o lavarnos las manos estamos evitando un montón de enfermedades e infecciones. ¿Quieres conocer cómo puedes ayudar a tus hijos en este punto?

Higiene significa salud

Los gérmenes están en todos lados: es algo inevitable. Por eso, es importantísimo enseñarles desde pequeño algunos hábitos de higiene indispensables. Puede que sea una guerra para ducharse o que te exaspere ver cómo llegan todos sucios de jugar, pero lo importante es saber que higiene significa salud.

Con una buena higiene estamos evitando que nuestros hijos se enfermen. Mientras más envejezcan los pequeños –y especialmente cuando la pubertad se acerca–, más importantes se hacen estas normas.

Aseo-personal-en-ninos-2.jpg Dejan Ristovski/istock/thinkstock

Consejos de higiene para niños

Hay muchas cosas que debemos enseñarle a nuestros pequeños sobre su higiene personal. Tal vez una de las cosas más importantes es el lavado de manos: debe hacerse antes de comer, luego de jugar o de tocar una mascota, tras toser o estornudar y después de usar el baño, básicamente. No es necesario utilizar un buen jabón antibacterial, sino más bien tener una buena técnica. Las manos deben enjabonarse por al menos 15 segundos, enjuagar con agua tibia y secar con una toalla limpia.

Otro punto básico es la ducha diaria –algo realmente imposible si tu hijo está empeñado en que no le gusta el agua y el jabón, algo bastante común–. Lo ideal es que hagamos la hora del baño algo divertido y establecer una rutina para que les sea más fácil adaptarse. También debemos enseñarles cómo lavarse cada parte de su cuerpo, así aprenderán a hacerlo correctamente.

El tema del cabello es un caso aparte: debemos lavarlo, aunque no todos los días; y también cepillarlo para eliminar las células muertas y tener un aspecto más aseado. Puede resultar difícil, pero no imposible. Otro punto a tener en cuenta es el de piojos y liendres: no son causados por la falta de higiene, sino que se contagian fácilmente entre los pequeños. Lo mejor es eliminarlos lo antes posible con shampoos específicos o remedios caseros y enseñar a nuestros pequeños que no deben compartir ningún accesorio del cabello, gorros y peines.

Aseo-personal-en-ninos-3.jpg Dejan Ristovski/istock/thinkstock

Respecto a la higiene bucal, debemos enseñar a nuestros hijos a cepillarse los dientes: cómo hacerlo y cuándo –luego de cada comida, por la mañana y antes de acostarnos, al menos 3 veces al día–.

Ten en cuenta que si bien los niños no desarrollan un fuerte olor corporal hasta la pubertad, uno de los olores corporales desagradables más comunes de los niños es el de los pies. Para eso, es importante mantener el calzado limpio y seco, al igual que los calcetines; también podemos utilizar talco para los pies. En general, el olor corporal de los pequeños no viene de ellos sino de su ropa, por lo que es importante animarlo a cambiarse regularmente –especialmente la ropa interior– y lavar toda la ropa. El desodorante únicamente es necesario luego de la pubertad.

¿Conocías todos estos puntos del aseo personal en niños? Cuéntanos cómo le has explicado a tus pequeños las normas de buena higiene personal.

Artículos recomendados

1 Comentarios

me parecía muy bonito el tema, importante para todos los niños. Debemos de seguir el aseo. Es importante.

Dom, 2012-08-26 20:18
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.