Cuidados para embarazadas de alto riesgo

Imagen de Valentina Mongrell
Enviado por: Valentina Mongrell

Te acaban de comunicar que tu embarazo es de alto riesgo. Ahora bien, no dejes que la pre-ocupación empañe esta etapa tan especial en la vida de toda mujer: ocúpate. Así que ponte cómoda y conoce los cuidados para embarazadas de alto riesgo

#1 Frecuenta a tu médico

Si tu embarazo es de alto riesgo, tendrás que visitar a tu médico con frecuencia. De esta manera, él podrá seguir de cerca la evolución del embarazo y prevenir cualquier situación preocupante. No olvides informarle sobre todos los problemas de salud que tienes –ya sea diabetes, hipertensión o anemia. Estas condiciones tendrán una gran influencia en los cuidados prenatales que puedas necesitar. 

#2 Ten una dieta saludable

Asegúrate de comer muchas frutas, verduras, granos enteros, alimentos ricos en calcio y bajos en grasas saturadas. Solo así podrás adquirir la cantidad de folato, hierro y todos los nutrientes esenciales que necesitarás durante el embarazo. Asimismo, trata de beber mucha agua y evita las bebidas alcohólicas. 

Información recomendada: Dieta prenatal

#3 Cuida tu peso

Si piensas que las cosas no podrían complicarse más, estás equivocada: el sobrepeso puede empeorarlo todo más de lo que imaginas. Por este motivo, es importante que cuides tu peso. Para ello, te será de gran ayuda llevar una dieta balanceada y practicar algo de actividad física –ten en cuenta que esta deberá ser aprobada por tu doctor. 

#4 No te estreses

Los embarazos de alto riesgo suelen constituir verdaderas fuentes de preocupación y de ansiedad, pero no dejes que ellas te guíen. Procura conservar la calma y pensar en positivo. Escucha música, aventúrate con el yoga y practica alguna técnica de respiración. 

Información recomendada: Técnicas de respiración para reducir el estrés

Puede que esta sea una de las situaciones más difíciles que tengas que atravesar, pero piensa que muchas mujeres han estado en tu lugar y han podido superar las dificultades airosas. No dejes que tus emociones te jueguen en contra. Después de todo, es cierto: "lo que no mata, fortalece". 

Artículos recomendados

Comentarios