Cómo dejar de comer compulsivamente

78631736.jpg Jupiterimages/Pixland/Thinkstock

Todos hemos comido compulsivamente alguna vez. Sin ir más lejos, en unos pocos días celebraremos la Navidad y luego el Año Nuevo, ocasiones en las que generalmente nos excedemos de tanta comida rica, postres y bebidas. Sin embargo, hay personas que se alimentan de manera compulsiva todos los días del año y eso es peligroso para su salud, pues no sólo es causa de obesidad sino que responde también a problemas psicológicos. Estamos ante un desorden alimenticio, tanto como lo es su contraparte, la anorexia.

Por lo general, quienes comen incontrolablemente lo hacen para enfrentar el estrés, la angustia, la depresión y demás sentimientos negativos. Pero, si bien encuentran cierto placer en sus atracones, luego del episodio se sienten culpables por haber comido tanto. ¿Conoces a una persona que sufre de este problema? ¿Sientes que esto te ocurre a ti? Veamos cómo dejar de comer compulsivamente para que puedas enfrentar la situación.

  • Comienza tu día con un desayuno completo y saludable. La primera comida del día te brinda todos los nutrientes necesarios para comenzar la jornada con energía. Si desayunas debidamente a la mañana, tendrás menos hambre durante el resto del día.
  • Sigue una alimentación sana. Una alimentación equilibrada es esencial para que mantengas tu buena salud. Ten en cuenta que la comida no está para reducir los problemas emocionales, sino para brindarnos una nutrición completa a nuestro organismo.
  • Evita la tentación de la comida chatarra. Si en la cocina tienes un cajón repleto de dulces, chocolates y snacks salados, cualquiera caería en la tentación de acercarse a ella y devorarlo todo. Dile a alguien de la familia que esconda todos estos alimentos, así no tienes forma de caer en ellos.
  • Haz ejercicio. La actividad física te ayudará a quemar calorías y por tanto, a adelgazar. Además, es una excelente manera de combatir el estrés y la ansiedad. Cuando te acostumbres al hábito de hacer ejercicio, te sentirás más relajado y tendrás menos apetito. En consecuencia, no te vendrán esos deseos de devorarte todo.

Si tienes alguna duda sobre cómo dejar de comer compulsivamente, consulta con un nutricionista o médico personal. También se puede acudir al psicológo, quien será el encargado de diagnosticarnos un tratamiento para este desorden alimenticio y emocional.

Artículos recomendados

Comentarios