Cómo dejar de comer comida chatarra

Imagen de Renata
Enviado por: Renata

La comida chatarra es un enorme problema en muchos países, donde la obesidad está empezando a atacar precisamente por comer alimentos que han sido procesados con una serie de químicos y grasas que el cuerpo simplemente no puede quemar.

Lo que no nos damos cuenta es que la comida chatarra es tan exitosa porque es totalmente adictiva, con buen sabor, y por eso siempre queremos comerla. Sin embargo, con el tiempo el cuerpo empieza a presentar problemas de nutrición y de salud en general cuando llevamos un estilo de vida tan descuidada como esta.

Desde pequeños los niños son bombardeados por comerciales, amigos y familiares que los enseñan a ir a cadenas como McDonald’s donde la comida es sabrosa para muchos pero pésima para nuestra salud. Y cuando estamos adultos y tenemos el hábito debemos detenernos. Si es tu caso, sigue leyendo para que aprendas cómo dejar de comer comida chatarra.

Primero debes entender y admitir que la comida chatarra es un problema si la comes más de 4 veces por semana. Acepta que es un problema serio que puede ocasionar muchos daños en tu salud, tantos que puede ser fatal.

Luego, la mejor manera es no detenerte y dejar de comer por completo porque eso sería aún peor. Así que reemplaza todas las comidas chatarra por algo que sea preparado en casa, sin aditivos, y fresco.

Si tienes comida chatarra en casa, regálasela a alguien o bótala. No le hará bien a nadie. Trata al menos de alcanzar la meta de estar 2 o 3 semanas sin comer nada de comida chatarra ahora que la has sacado de tu casa.

Ve al medico y cuéntale acerca de tu problema para que puedan ayudarte con algún consejo y revisen si tienes algún problema de salud o malnutrición por tu gusto por la comida chatarra.

Esto es todo. Son cosas sencillas que hacer pero muy importantes. Y recuerda: no es necesario exagerar y comer demasiada chatarra, pero puedes moderarte al menos para que sea una vez al mes nada más.

anterior Ejercicios para abdominales perfectos siguiente Sé sincero: mentir hace mal a la salud

Artículos recomendados

Comentarios