Cómo curar una tendinitis de hombro

Imagen de Eduardo Hugalde
Enviado por: Eduardo Hugalde

La tendinitis es una inflamación de los tendones y puede afectar cualquier parte del cuerpo, aunque lo más común es que suframos tendinitis en los tendones que están en las extremidades. La tendinitis de hombro es también conocida como tendinitis del manguito rotador. Esta inflamación puede resultar muy dolorosa, llegando a entorpecer una vida normal. Por ello, veremos cómo curar una tendinitis de hombro y los principales métodos de tratamiento de tendinitis de hombro.

Causas de la tendinitis de hombro

Como dijimos, la tendinitis de hombro implica la inflamación de los tendones del manguito rotador, es decir, la parte del hombro en la que se unen los tendones y músculos supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor. Esta grupo de músculos brindan estabilidad al brazo y permiten el movimiento de rotación del brazo, así como nuestra capacidad de levantar peso. Suele darse después de los 40 años, aunque es común a cualquier edad. 

Por ello, una de las principales causas de la tendinitis de hombro se vinculan con lesiones producto de la actividades físicas que implican estos tipos de movimientos. Sobreesfuerzos o malos movimientos en el levantamiento de pesas, lanzamientos de béisbol y deportes de raqueta como el tenis son algunas de las causas de la tendinitis asociados a la práctica de ejercicio y deportes. 

Asimismo, otras de las causas de la tendinitis de hombro tienen que ver con determinadas actividades hogareñas, como carga constante de objetos pesados en una mala postura o aquellas que fuerzan el natural movimiento del hombro, así como las caídas sobre el brazo, o hasta el producto de artritis reumatoide e infecciones en la mínima parte de los casos. 

Síntomas de tendinitis

Los síntomas de la tendinitis de hombro son especialmente notables ya que suelen entorpecer las actividades normales diarias que impliquen movimientos del brazo hacia adelante y en altura (colocar un libro en un estante, por ejemplo). Asimismo, tan sólo dormir sobre el brazo afectado puede ser difícil de soportar para una persona con tendinitis. 

El dolor de la tendinitis de hombro, como otros tipos de tendinitis, suele agravarse y hacerse más molesto a medida que pasa el tiempo o que realizamos las actividades que pudieron motivar la dolencia (en el caso de la práctica de deporte, por ejemplo). Es un dolor agudo que puede tornarse intolerable. Puede ocurrir que al hacer ejercicios de calentamiento el dolor no sea tan insistente, pero una vez que el cuerpo se enfría comienza la verdadera molestia. 

Tratamiento para la tendinitis de hombro

Las bases del tratamiento para la tendinitis de hombro, y para curar otros tipos de tendinitis, implica la reducción del dolor mediante antiinflamatorios recetados por el médico y pasar por un período de inmovilidad de la zona afectada, evitando ejercicios, deportes y otras actividades que pudieran entorpecer el tratamiento o causar más dolor al paciente. Para inmovilizar el brazo se pude llegar a recurrir a un cabestrillo.

Además, se debe aplicar un tratamiento de frío-calor varias veces al día. Para aplicar las compresas de frío se debe poner hielo en una toalla húmeda y doblarla. Debemos colocar la compresa sobre la zona afectada 5 veces al día durante unos 20 minutos cada vez (ni más, ni menos). Las compresas calientes deben hacerse unas 4 veces al día durante 25 minutos. 

Este tratamiento deberá ser acompañado por ejercicios de fisioterapia indicados por un especialista, sobre todo si el brazo permanece inmovilizado. El tratamiento implica inmovilidad de la zona durante 3 semanas como mínimo. Una vez pasado este lapso y de nos persistir los dolores, se podrá consultar con el médico para retomar las actividades normales y volver a la rutina de ejercicios de una forma gradual y moderada.

Otros tratamientos

El tratamiento para la tendinitis suele llevar mucho tiempo para que se produzca una recuperaciòn total y completa. En caso de que el dolor persista, el médico tratante podrá recomendarte terapia de masajes con un fisioterapeuta profesional o asistir a sesiones de terapia con ultrasonido. Este tratamiento suele ser eficaz, recomponiendo el tejido y aumentando la circulación sanguínea en el área afectada. En casos extremos, puede que tengas que someterte a una operación para curar la tendinitis.

Bien, espero que este artículo te haya servido para entender cómo curar una tendinitis de hombro. Si bien los remedios caseros pueden resultar efectivos, siempre es necesario que acudas a un médico a quien consultar sobre este problema y el mejor tratamiento. Sí podemos recomendarte que siempre realices actividad física de acuerdo a tus reales capacidades, sin sobreexigir ni forzar el cuerpo al hacer deporte. Y siempre presta atención a la mínima señal de dolor: es el momento en el que deberás detenerte sí o sí. 

¿Has pasado por este problema? ¿Te has podido recuperar totalmente?

Artículos recomendados

Comentarios