Los colores y el apetito

Imagen de Valentina Mongrell
Enviado por: Valentina Mongrell

Los colores condicionan nuestra percepción de todo –incluso, de los alimentos. No es lo mismo comer la negrura de la berenjena, que la vivacidad de un tomate. Con seguridad, este último nos resulta mucho más atractivo. Y es que los colores inciden en nuestra apreciación del sabor y, de esta manera, influyen en nuestro apetito. Entonces, ¿qué tal si conocemos los colores que nos dan hambre y los que nos la quitan?

Artículos recomendados

Comentarios