Usos del bicarbonato de sodio

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

El bicarbonato de sodio es un compuesto químico, que todos solemos conocer por la cocina: es un gran aliado de la fermentación. Sin embargo, los usos del bicarbonato de sodio son muy amplios, e incluyen la limpieza, la salud y el cuidado de la piel, entre otros ítems.

Bicarbonato de sodio en la salud y la belleza

El bicarbonato de sodio es un potente antiácido una cucharadita en medio vaso de agua y listo, así como también un buen desodorante. Si lo que buscamos es tener unos dientes más blancos de forma natural, solo es necesario hacer una pasta dental de bicarbonato y pasta de peróxido, así como también hacer gárgaras de media cucharadita mezclada con agua.

Para una piel más limpia, podemos hacer una pasta con limones y extenderla por la piel como un exfoliante y suavizante natural. Y cuando los mosquitos abundan, un buen truco para no rascarnos las picaduras es ponerle bicarbonato de sodio.

Aunque también funciona para irritaciones por otros motivos, como por ejemplo contra las de hiedra venenosa o las picaduras de abeja. Poner dos cucharaditas en el agua del baño de nuestro bebé aliviará todas las irritaciones provocadas por el pañal.

Todos aquellos que tengan problemas de asma, flemas o congestión, pueden añadir al vaporizador una cucharadita de bicarbonato de sodio.

Bicarbonato de sodio en el hogar y la cocina

Ante los malos olores, nada mejor que el bicarbonato de sodio: en zapatillas, ceniceros, en un pequeño bol en el refrigerador, evitará todos estos olores desagradables. Si limpiamos los trapos o la aspiradora con bicarbonato de sodio, evitaremos los malos olores. Y si lo ponemos en la caja del gato o en el pelo de nuestra mascota, eliminaremos sus olores.

Para mantener las flores cortadas durante más tiempo, añadir una cucharadita de bicarbonato de sodio en el agua del florero. Y para entretener a los más pequeños de la casa, podemos crear plastilina combinándolos con una taza y un cuarto de agua y una taza de fécula de maíz.

Si queremos repeler a las molestas cucarachas, no hay nada mejor que el bicarbonato de sodio puesto en todas las aberturas de nuestra casa.

En la cocina, es un sustituto de la levadura si lo mezclamos con vinagre, es ideal para lavar las frutas y las verduras, así como también para desprender las plumas de un pollo o pavo o evitar que nos caigan indigestos los frijoles. Las tortillas quedarán más mullidas si le añadimos media cucharadita por cada tres huevos, y hasta podremos hacer nuestra propia bebida isotónica.

Con el bicarbonato de sodio seremos capaces de limpiar fácilmente el inodoro, las duchas, la porcelana, la vajilla, aumentaremos el poder del detergente para la ropa, limpiaremos los zapatos y las alfombras, biberones, termos, muebles y refrigeradores. Casi nada, ¿verdad?

Son miles los usos del bicarbonato de sodio, y además es un elemento barato y fácil de conseguir. De esta forma conseguiremos estar más bellos, saludables y con una casa más limpia con este potente poducto multiuso.

¿Conoces otros usos del bicarbonato de sodio? Compártelos con nosotros.

Artículos recomendados

Comentarios