Cómo curar un esguince de tobillo

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

Los esguinces de tobillo son lesiones comunes que no distinguen edad, sexo o estado físico. Pueden ocurrirnos durante la práctica de un deporte, al apoyar mal el pie o caminar por superficies irregulares. Muchas veces, no sabemos cómo curar un esguince de tobillo, pero este estiramiento anormal de los ligamentos solo necesita unos sencillos cuidados.

¿Cómo se produce un esguince de tobillo?

Un esguince de tobillo sucede cuando los giros del pie o la rodilla van más allá de sus límites y ocurre una gran presión sobre el pie. Así, los ligamentos se estiran más de lo normal e incluso pueden desgarrarse, produciendo un esguince.

Se puede experimentar falta de equilibrio e incluso un sonido en el pie, tendremos inflamación y un enorme dolor. La cantidad de fuerza ejercida determina la gravedad del esguince: leve (grado 1), moderado (grado 2) o severo (grado 3).

Un médico debe determinar el grado del esguince o si no es otro tipo de lesión, ya que una fractura de tobillo puede provocar un dolor y síntomas similares.

Cómo tratar los esguinces de tobillo

La hinchazón y el dolor durará entre dos y tres días, en los que le será difícil apoyar el pie, por lo que probablemente tenga que usar muletas. También pueden ser necesarios vendajes, férulas o incluso enyesar el pie. El verdadero período de curación lleva entre cuatro y seis semanas si no es muy grave.

Para un esguince de grado uno necesitamos reposo, hielo, compresión y elevación. Es decir, hielo durante veinte minutos hasta cuatro veces al día —es importante no colocarlo más tiempo para evitar quemaduras—, no apoyar el tobillo cuando caminamos y mantenerlo elevado, y utilizar vendajes de compresión.

Para un esguince grado dos se deben seguir las mismas directrices pero durante mayor cantidad de días, y es importantísimo mantener el tobillo completamente inmovilizado.

En el esguince de tobillo grado 3 es necesario un reposo de dos o tres semanas con elementos inmovilizadores como el yeso.

Luego de esta fase de descanso, debemos comenzar una lenta recuperación, haciendo poco a poco movimientos y ejercicios para el tobillo, evitando los giros o movimientos bruscos del tobillo. Por ejemplo, podemos hacer círculos con los tobillos o, sentados en una silla, mover la rodilla manteniendo todo el pie apoyado en el suelo.

Podemos ayudar a nuestro tobillo con una terapia de frío y calor, para eso debemos llenar dos cubos, uno con agua caliente y otro con agua fría, y debemos poner nuestro tobillo en agua caliente dos minutos, moviéndolo lentamente y practicando algunos ejercicios.

Luego pasaremos a dos minutos de agua fría donde el pie estará en reposo. Hacer cuatro ciclos. El expandir y contraer los vasos sanguíneos nos ayuda a bombear sangre a la zona lesionada.

Cómo prevenir esguinces de tobillo

Es importante para prevenir esguinces calentar los músculos antes de realizar cualquier actividad física, así como tener especial cuidado en superficies irregulares.

Se debe utilizar los zapatos apropiados. Por ejemplo, el calzado deportivo en forma de bota hacen a algunas personas sentir una mayor estabilidad. Esto marcará la diferencia: evita comprar calzado con suela resbaladiza o usar tacones muy altos si aún te estás recuperando.

Espero que esta información sobre cómo curar un esguince de tobillo les haya sido de utilidad. ¿Has sufrido un esguince de tobillo? ¿Cuánto tiempo te llevó la recuperación?

anterior Alimentos que ayudan a combatir el estrés siguiente ¿Qué alimentos nos conviene comer durante la mañana?

Artículos recomendados

Comentarios