Cuesta levantarse a la mañana y no es pereza; es biología

Imagen de flor B
Enviado por: flor B

Todas las mañanas la misma historia: la lucha contra el despertador. Él que suena y yo que lo apago, una y otra vez, hasta que él gana, y yo me termino levantando. Supongo que a ti te debe pasar algo parecido, ¿no?

Al parecer no es pereza lo que hace que nos cueste tanto levantarnos, sino que el reloj biológico de nuestro cuerpo está controlado por una parte del cerebro que controla los ritmos biológicos, y eso produce un desajuste entre el horario biológicamente impuesto y el horario social.

Según Jean Matheson, especialista del Centro médico de Nueva York y especialista en desórdenes del sueño, los ritmos de nuestro cuerpo no van de acuerdo con los ritmos impuestos socialmente.

Es decir, aquellos a los que nos cuesta mucho levantarnos probablemente tengamos nuestro reloj biológico programado para despertar más tarde, y también para irnos a acostar más tarde.

La solución para que se ajuste nuestro reloj biológico con el reloj social sería terrible (por lo menos para mí): ¡no dormir de más los fines de semana!

Mientras en la semana acostumbramos nuestro cuerpo al ritmo impuesto, en el fin de semana, cuando volvemos a dormir naturalmente, lo tiramos todo por la borda. Cada día es un volver a acostumbrar, y cada día del fin de semana es un volver a desordenar.

Matheson da un truco para ir entrenando y no perder la costumbre: poner la alarma 15 minutos más temprano y levantarse.

No se que me sería más difícil, ¿poner la alarma 15 minutos antes, o dejar de dormir el fin de semana? Creo que por ahora... sigo desordenada.

Vía | demedicina

Artículos recomendados

Comentarios