La almohada y nuestras posiciones al dormir

Imagen de Yulieth Mora
Enviado por: Yulieth Mora

Casi la mayoría de las personas hablan sobre la importancia de dormir bien para la salud, se explayan en los beneficios y las horas necesarias para descansar; pero a pesar de que tienen información clara sobre esto, olvidan a menudo que dormir bien implica hacerlo en posiciones adecuadas y que en esta tarea la almohada tiene mucho que ver. Por eso hoy hablaremos de la almohada y nuestras posiciones al dormir.

La importancia de la almohada

Para nadie es un secreto que dormir sin almohada puede resultar en un fastidioso dolor de cuello al día siguiente, es que dormir sin almohada, es decir, completamente plano trae efectos negativos en nuestro descanso, así que no deberás prescindir de una buena almohada cuando de descansar se trata, no hay necesidad de perjudicar nuestra nuca extendiendo demasiado el cuerpo. Mira cuáles son las mejores posiciones para dormir bien.

Buenas y malas posturas

Almohadas anchas

Hay que decir que tener una mala postura en la cama tiene mucho que ver con la almohada, por ejemplo, si usas una almohada demasiado ancha el cuello podría flexionar de manera exagerada hacia adelante y puede provocar contracturas cervicales.

La recomendación es una almohada fina, deberás buscar la indicada que asegure que tus vértebras cervicales y dorsales formen un mismo ángulo que cuando generalmente se encuentra de pie.

Almohadas finas

Tampoco es recomendable una almohada muy fina o delgada pues ésta haría que el peso de la cabeza caiga todo sobre los hombros de apoyo, forzando la inclinación de la columna.

Lo ideal debería ser que la almohada mantenga el cuello en el eje de la columna dorsal, impidiendo que la cabeza no caiga, ni rote.

Dormir boca abajo

Se trata de la postura menos recomendable ya que suele modificar la curvatura de la columna lumbar, posiblemente amanezcas con un dolor de cuello al siguiente día, por la posición en que éste debe mantenerse por horas.

Aunque existe una posición correcta que te beneficiará durmiendo boca abajo y podría hacer un buen equipo con una almohada indicada. Lo ideal sería dormir ligeramente de costado, mantener estirada una pierna y flexionar la otra a la altura de la cadera, allí deberás tener presente que debes girar los hombros y adaptar la forma de la almohada a la cabeza para no afectar la columna.

¿Es hora de que cambies tu almohada? Estamos seguro que una remodelación de juegos de cama y almohada no iría nada mal para beneficiar tu salud, mientras adquieres los beneficios de dormir en buena posición.

anterior Cómo curar infecciones de piercing en la nariz siguiente Qué es la placa dental y cómo combatirla

Artículos recomendados

Comentarios