Tratamiento para los forúnculos

Imagen de Lucia Vazquez
Enviado por: Lucia Vazquez

Los forúnculos son una de las cosas más molestas del mundo: son infecciones en la piel similares a un grano, pero a gran escala, que producen mucho dolor por el desarrollo de un nódulo. Suelen aparecer en la cara, el cuello, las axilas, los hombros y las nalgas.

La aparición de los forúnculos se debe a los estafilococos, y son más comunes en personas con diabetes, problemas del sistema inmune, mala nutrición, falta de higiene, y la exposición de químicos en la piel. Pero no desesperes, existe más de un tratamiento para los forúnculos, y aquí te los presentamos.

Cómo tratar los forúnculos

Existen muchos tratamientos para forúnculos, aunque debemos saber que en ocasiones puede ser necesaria la atención médica, que drenará el forúnculo mediante un corte con bisturí. Además, se añaden antibióticos para tratar la infección bacteriana. Debemos tener en cuenta que en ocasiones será necesaria la cirugía.

Compresas calientes

El siguiente tratamiento solo lo podemos utilizar si los forúnculos son pequeños. Aplicaremos en ellos compresas calientes y lo remojaremos con agua tibia, lo que ayudará a quitar el pus. Cuando llegamos a los cinco o siete días del forúnculo, este ya estará pronto para extraer todo el pus con cuidado. Una vez que logramos extraer todo, debemos lavar con un jabón antibacteriano, aplicar una crema curativa y vendar la zona. Seguiremos lavando la herida con compresas de agua tibia dos o tres veces al día hasta que cure.

Harina de maíz

Muchos indígenas utilizaban la harina de maíz en polvo para absorber la grasa y el pus, aunque no tiene propiedades curativas en sí. Para aplicar este tratamiento para los forúnculos necesitaremos hervir media taza de agua y agregar la harina de maíz hasta formar una pasta espesa que aplicaremos en el forúnculo y taparemos con un paño. Lo repetiremos cada dos horas hasta que esté completamente drenado.

Cataplasma de leche, sal y harina

También podemos hacer un cataplasma hirviendo una taza de leche, y agregándole poco a poco 3 cucharaditas de sal, cocinando a fuego lento diez minutos. Luego agregaremos harina y pan desmenuzado para hacer una mezcla espesa. Dividiremos esto en cuatro partes, y pondremos una cada media hora.

Panceta y otros tratamientos

¿Quién iba a pensar que la panceta podía ser la solución? Colocaremos bien envuelta en un paño un poco de panceta bien salada, y la colocaremos sobre el forúnculo para que ayude a drenar. El huevo hervido también ayuda, si utilizamos la clara sobre la herida. La cebolla, por su parte, tiene propiedades antisépticas y antimicrobianas, por lo que ayuda a reducir la inflamación. Solo necesitamos colocar una rodaja gruesa sobre el forúnculo.

Cómo evitar nuevos forúnculos

Existen muchas medidas que podemos tomar si ya hemos tenidos forúnculos y no queremos que reaparezcan, aunque en ocasiones estos no se pueden prevenir. Una buena higiene y limpieza personal, con jabones antibacterianos, evitará que las bacterias en nuestra piel nos afecten.

En el caso de que los folículos pilosos en determinadas zonas, como la parte posterior de los brazos o alrededor de los muslos, se encuentren siempre inflamados, el uso regular de cepillos exfoliantes puede ayudar a eliminar el exceso de aceite en la zona. También debemos evitar la presión continua o irritación de los folículos pilosos, especialmente de las nalgas.

Estos tratamientos para los forúnculos dan resultados, solo es cuestión de tener paciencia y no intentar extraer demasiado pronto el pus, ya que eso solo aumentará la infección y el dolor. ¿Te han salido forúnculos? ¿Cómo los has tratado?

anterior Beneficios de dormir bien siguiente Alimentos recomendados para después de los 40

Artículos recomendados

Comentarios